La Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo regula quienes están sujetos al cumplimiento de esta normativa y desarrolla todas las obligaciones a las que han de dar cumplimiento los sujetos obligados.

¿A quién obliga la norma?

El artículo 2 de la mencionada Ley, establece quiénes son sujetos obligados al cumplimiento de la normativa vigente en materia de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo:

  • Entidades de crédito.
  • Entidades aseguradoras del ramo vida.
  • Corredurías de seguros.
  • Empresas de servicios de inversión.
  • Sociedades gestoras.
  • Sociedades de garantía recíproca.
  • Entidades de pago.
  • Personas que ejerzan profesionalmente actividades de cambio de moneda.
  • Personas dedicadas profesionalmente a la intermediación en la concesión de préstamos o créditos.
  • Promotores inmobiliarios y quienes ejerzan profesionalmente actividades de agencia, comisión o intermediación en la compraventa de bienes inmuebles.
  • Auditores de cuentas, contables externos o asesores fiscales.
  • Notarios y registradores de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles.
  • Abogados y procuradores.
  • Casinos de juego.
  • Personas que comercien profesionalmente con joyas, piedras o metales preciosos.
  • Personas que comercien profesionalmente con objetos de arte o antigüedades.
  • Personas que ejerzan actividades de depósito, custodia o transporte profesional de fondos o medios de pago.
  • Personas responsables de la gestión, explotación y comercialización de loterías u otros juegos de azar respecto de las operaciones de pago de premios.
  • Fundaciones y asociaciones.
  • Personas que comercien profesionalmente con bienes y que compren o vendan por más de 15.000 euros en metálico, cheque bancario al portador u otro medio que se determine.
  • Entre otros.

  ¿Qué servicios ofrecemos en Atea Compliance?

  1. Los servicios dirigidos a sujetos obligados, no financieros, con menos de 10 empleados y volumen de negocio inferior a DOS MILLONES DE EUROS.

cumplimiento normativo en el blanqueo de capitalesMedidas de diligencia debida:

  • Análisis previo de la situación del cliente
  • Nombramiento de la persona Representante ante el SEPBLAC
  • Confección de la Política Interna de Prevención del Blanqueo de Capitales
  • Auditoría anual
  • Respuesta ante los requerimientos e inspecciones del SEPBLAC
  • Asesoramiento permanente sobre prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.
  1. Servicios dirigidos a sujetos obligados con más de 10 empleados y volumen de negocio superior a DOS MILLONES DE EUROS.

Medidas de Diligencia debida y de Control Interno:

  • Análisis previo de la situación del cliente.
  • Nombramiento de la persona Representante ante el SEPBLAC.
  • Creación y establecimiento del Órgano de Control Interno (OCIC), en caso necesario.
  • Confección del Manual de Procedimientos en Prevención del Blanqueo de Capitales.
  • Elaboración del Plan Anual de Formación.
  • Examen por Experto externo anual.
  • Respuesta ante los requerimientos e inspecciones del SEPBLAC.
  • Asesoramiento permanente sobre prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

En Atea Compliance, realizamos cualquier acción de consultoría jurídica en el ámbito de la aplicación normativa de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo, para que puedas conocer si perteneces a alguno de estos sujetos referenciados, y si es así podemos ayudarte a la implantación de las medidas preventivas.